¿Cuándo se produjo la extinción de las madres en los boliches?

Publicado: 24 marzo, 2011 en Mi vida, Ochentas

Gente,

 Me pregunto cuándo se produjo la extinción de las madres en los boliches. Estaban sentadas a los costados, con un vaso de whisky con hielo, cubiertas de carteras, saquitos, tapaditos.
Doy fe que aún quedaban especímenes a fines de 1984 cuando iba a bailar con frecuencia. En 1986 ya lo hacía más esporádicamente y me asombró mucho ver varones bailando por su lado en grupos y lo mismo para las mujeres, y también que algunas de ellas lo hicieran solas frente a espejos. Creo que en ese momento sentí que ya se me había pasado el cuarto de hora para esto y estaba de más en ese lugar.  
 
Tal vez algún día encuentren algún fósil de estas nobles damas bajo una mesita. Por si alguien cree que ya me está fallando el coco, doy tres testimonios recogidos de la red al azar que me corroboran: 
 
http://www.foros.com.ar/about1985.html
Yo me acuerdo de Tarot, Bamboche, Zodíaco y City Hall.. estarán aún? hace rato que no voy por esos lados. 
Lo que màs recuerdo es a las madres sentadas alrededor. La mia por suerte odiaba eso y me decia vos vas y venis con tu hermano. obvio que adentro ni nos conocíamos pero a la salida si volviamos juntos. Que tiempos aquellos en que podiamos volver caminando a las 5 o 6 de la madrugada y tranquilos varias, muchas cuadras hasta casa.
 
http://www.infobanfield.com.ar/boliche1.htmí aprendimos a bailar el twis con Chuvi Cheker, “bailemos otra vez TWIS” y las madres de todas las chicas, sentaditas en las mesas controlaban a sus hijas, entre elas mi mamà.
 
Cuando iba a bailar de adolescente a “La Casona”, una discoteca de Lanús, Provincia de Buenos Aires, me daba un poco de verguenza sacar a bailar a las chicas que iban acompañadas por sus madres.
Pero lo que a mí me parecía una actitud desubicada (el hecho que las mamás acompañen a sus hijas a los boliches) era una oportunidad desperdiciada para un tío soltero mío, con quien íbamos y mientras él sacaba a bailar a las madres (a quien a veces también hacía cornudos a sus maridos) y sacaba a las hijas (con tanta mala suerte a veces que el turro de mi tío me decía que hiciera tiempo con la nena mientras él y la mamá de la nena iban y volvían de algún albergue transitorio)
— 
               Héctor Horacio Otero
هيكتور هوراسيو اوتيرو赫克托奧拉西奧奧特羅헥터 오라
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s