Reclamo en Telecentro

Publicado: 24 marzo, 2011 en Mi vida
Amor:

A pesar de que te tomaste muy en gracia mi situación, tengo la
deferencia de avisarte que salí con vida.
Mi rato de rehén parece no haberte preocupado pero estuviste muy cerca
de quedarte viuda (y sin tele)…
LLego a Telecentro y siento ruido de bombos y una manifestación con
colores verdes y blancos que se acercaba hacia mí. Pensé que iban
hacia el Sindicato y me apuré a entrar en el local del cable, que
estaba entre ellos y yo. Apenas entro descubro que no iban al
SIndicato, iban al local. Empezaron a pintar con grafittis negros los
vidrios y las paredes y a golpear los vidrios con las mangueras de los
bombos. Una señora gritaba al guardia para que no dejara que pintaran
la vidriera, el guardia´-como te imaginarás- no tenía pensado
arriesgar su vida para limpiar un vidrio…
El ambiente se caldeaba cada vez más, pero no había salida posible sin
meterte en medio de esa marea humana. De repente alguien gritó una
orden -bajen las persianas-. A medida que bajaban lentamente el
ánimo de los manifestantes se enardecía y más fuerte golpeaban en la
chapa. Realmente creí que terminábamos en el hospital o en la policía,
pero no estaba dispuesta a irme sin hacer el reclamo nuevamente.
El olor a pintura adentro era nauseabundo, me alegré de que los nenes
no estuvieran conmigo, reflexioné sobre nuestro pobre pais, sobre
nuestra casa sin tele, sobre nuestro próximo fin de semana, etc. etc.
Me tomaron el reclamo en medio del kilombo, me volvieron a prometer
que pasaban esta tarde y el guardia nos sacó a todos por una puerta
lateral. La gente se escurrió rápidamente, pero yo no tuve tanta
suerte. Mi uniforme botón, azul -como el color de telecentro-, hizo
que todos empezaran a preguntarme cuándo iban a abrir, qué podían
hacer, si los podía ayudar. Mientra intentaba explicarle que en
realidad soy coordinadora de los posgrados y las actividades
extracurriculares de la Universidad de Morón, se me empezaron a
acercar los camioneros de la manifestación, al tiempo que me llamaban
-compañera, compañera, compañera- Como no estaba decidida a esperar si
lo que querían era entrevistarme, preguntarme algo, tomarme de rehén o
cagarme a palos, decidí que era momento de poner pies en polvorosa y
corrí tan rápido como me permitían mis nervios. Creeme que fue
bastante rápido.
Te amo y espero que hoy tengamos tele, sino mañana vuelvo con mis
compañeros a tomar la sede.

Te amo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s