Archivos de la categoría ‘Sin categoría’

shutterstock_68987569

Nosotros somos como enanos aupados a hombros de gigantes” (“Quasi nanos gigantum humeris insidentes.” Bernardo de Chartres).

En mi notita anterior de esta serie (El fetichismo de la mercancía) hice referencia a la dificultad existente en el mundo analógico para acceder a diversas expresiones del entretenimiento y la cultura -en particular a objetos que lo permitían.

Quisiera referirme al valor que tenía la información en aquel tiempo y en las restricciones para obtenerla. Reposaba en instituciones y en personas. Las instituciones, bibliotecas por ejemplo, no siempre funcionaban bien (con un sector de referencia importante y diligente) ni contaban con recursos suficientes (me refiero en particular al caso argentino). Parece irreal la reflexión en una época en la que la wikipedia está a un click de distancia, todo se proyecta a estar disponible online y en la que estos servicios parecen destinados irremediablemente a convertirse en museos del libro.

O sea que si uno no sabía algo y quería averiguarlo, se dependía del conocimiento de otra gente; los docentes, los padres, los amigos (en la infancia esto último no aseguraba siempre respuestas fiables). Voy a dar un ejemplo entrañable para mí; mi padre fue taxista, conocía la ciudad, sus calles, las conexiones con otros medios de transporte. Más allá de que uno pudiera tener una copia de una guía impresa (no siempre) como la Guía T, la Filcar, etc., él se constituía en una fuente insoslayable de referencias cuando uno quería llegar desde el conurbano hacia quién sabe dónde en la extensa Buenos Aires.

Y que dependiéramos del conocimiento de otros nos inspiraba respecto por esta gente; espero que el mundo digital (google maps, comoviajo.com, etc.) no lo disminuya.

 

 

Anuncios

Carta en Clarín Viajes

Publicado: 23 septiembre, 2017 en Sin categoría

Carta en Clarín Viajes 17/09/2017

                                                                                               Todo lo sólido se desvanece en el aire
                                                                                                            (All that is solid melts into air)
                                                                                                                                   Marshall Berman
 
“Esa es la diferencia entre lo analógico y lo digital, en lo analógico entre un valor y otro hay una cantidad infinita de valores intermedios, en lo digital es UNO o CERO, hay o no hay.” http://www.elmoalanis.com/lenguaje-binario/cual-es-la-diferencia-entre-analogo-y-digital.html
 
Cuando pienso acerca de lo analógico (al igual que cuando pienso respecto a cualquier otra cosa) trato de poner en equilibrio sus aspectos negativos y positivos. Quisiera empezar destacando entonces lo malo de los objetos analógicos del pasado; su propia materialidad, inserta en un mundo capitalista, restringía su acceso.
Existían los libros impresos, los discos de vinilo, las películas en VHS; pero la posesión de los mismos era desigual.
Los objetos analógicos nacían en un número predeterminado; la tirada de un libro, por ejemplo. Imaginemos que en el proceso de producción, idealmente, todos los elementos componentes de esa tirada eran idénticos. Desde el preciso momento que los adquiríamos por algún medio y comenzábamos a utilizarlos, ellos se iban desgastando y modificando.
Es decir que no sólo era valioso, por su relativa escasez (podía agotarse y no reponerse), poseer un objeto analógico. La utilización y el cuidado con el que se preservaba o no iba convirtiendo a cada uno en completamente peculiar.
Las bibliotecas, por ejemplo, contaban con la posibilidad de identificar características de un ejemplar específico (una rotura; una dedicatoria; notas al margen de algún lector destacado, etc.)
Si uno quería asegurarse el disfrute de uno de estos objetos en el momento que lo deseaba, debía coleccionarlos. Atesorarlos sería la palabra adecuada para dimensionar su valor; ésto, naturalmente, lleva implícitos muchos otros conceptos y posibilidades.
El acceso a los archivos digitales (por compra legal o en su defecto por piratería – acerca de cuya defensa no nos referiremos aquí-) se encuentra inmensamente facilitado. Creo que nadie podría negar que constituye un progreso en relación a la situación anterior en la esfera de lo democrático. Estos archivos pueden replicarse ad infinitum. Y son siempre iguales.
Ya sé, se plantea interactividad; estamos en el mundo del cut/paste. Se pueden intervenir los archivos de sonido, crear nuestras propias versiones customizadas de todo. Pero la obra original, tal cual fue concebida, si se desea, permanecerá por siempre igual.
Carecerá de la belleza de ese carácter único e irrepetible que le imprimía indeleblemente su contacto con nosotros.

Una chica en New York

Publicado: 26 julio, 2017 en Sin categoría

Blog de mi hija Sofía

Final Feliz

Al llegar a New York Madonna subió a un taxi y le indicó al chofer “Lléveme al centro de todo”. La llevó a Times Square.

Una chica en New York es como un niño en una juguetería, un obeso en Mc Donalds o un ludópata en Las Vegas. Ni hablar si se miró las seis temporadas completas de Glee, tomó clases de tap, consumió una copiosa cantidad de musicales, o simplemente recuerda la película New Year´s Eve. 

Una chica en New York abre los ojos y los vuelve a cerrar porque no puede creer que por fin está allí. Camina por la Gran Manzana por primera vez y se queda flotando un instante, porque no sólo la ve, sino que la siente, la saborea, la escucha, la huele, la recuerda de sus más felices fantasías. La fotografía con su cámara más fiel: el alma, para volver a ella cuando lo…

Ver la entrada original 931 palabras más

El Viajero Invernal

Publicado: 4 marzo, 2017 en Sin categoría

p1050410Comparto el link al blog sobre mi viaje a España, El Viajero Invernal, complementario a mi cuenta de instagram @elviajeroinvernal

El esperpento* argentino

Publicado: 11 diciembre, 2016 en Sin categoría

“Es que cuando una clase domina una nación, el interés nacional percibido se vuelve tan importante como los intereses objetivos de clase.” Dante Caputo, en “El programa comunista de Julio Argentino Roca”

La situación suscitada en torno al impuesto a las ganancias se ha transformado en el suceso político del año 2016. Como en tantas otras ocasiones, incluso en la vida privada, la discusión excede el tema específico y muestra una compleja trama de intereses cruzados, ajenos a un contribuyente del común. Nos deja con esa incómoda sensación en la que nos preguntamos: ¿de qué se está hablando aquí en realidad? La respuesta es obvia, la puja por el ingreso. Pero mejor hagamos un poco de historia…

Como sabemos, los EE.UU. creen tener un destino manifiesto que han alcanzado largamente durante el siglo pasado; de algún modo nosotros nos apropiamos de esa idea y la reflejamos en un espejo cóncavo, posiblemente culpa de la generación del ’80, donde Roca (por encima de las facciones) podía apoyar la inmigración y la sarmientina ley 1420 con el objetivo de poblar un país y educarlo, aunque después eso le estallara electoralmente en 1916 y alejara a su clase definitivamente de la propiedad del estado en 1943.

El problema no es que la Argentina tenga Dueños o que el siniestro Círculo Rojo trame sus miserabilidades a nuestras espaldas. Nuestra tragedia es que esta dirigencia se la pase pulseando cortoplacistamente por porciones cada vez más magras de la torta (digamos mejor, del alfajor) debido a su propia mediocridad. Ya sé, posiblemente la clase un cuarto a la que pertenezco no lo haría mejor, pero tengo la ventaja de que nunca lo sabremos en realidad.

La fracción de clase que se ha reapropiado temporariamente del Estado (esta vez no desde el golpe de estado ni camuflada en el menemismo, sino dolorosamente por la vía electoral) impuso un “Esquema Festilindo” que creo es bueno que se haya derrumbado con el Ganancias Affaire, donde muestran los dientes y las uñas. A decir verdad, la Cadena de la Felicidad y la apariencia Zen era insultante para la inteligencia de todos, tanto para sus votantes como para los que no lo hicimos.

El gobierno business friendly/market oriented de los CEOs era lo que muchos adelantaron (yo no, porque soy un optimista nato y me gusta otorgar el beneficio de la duda); sólo eso. La mayoría, de ciudadanos-consumidores pasamos a ser ciudadanos-empleados (los que tenemos suerte de tener trabajo, naturalmente). Somos testigos (y parte) de una redistribución brutal del ingreso a favor de sectores concentrados.

Podría intentar un análisis de todo lo que se ha escrito y que he leído respecto a este debate, pero me parece ocioso y redundante. Lo único que quiero decir es que en los países que dicen tomar como modelo históricamente el pagar impuestos equivale efectivamente a algo (taxation = representation) y que si, por ejemplo se paga como en países escandinavos, los servicios y la seguridad que se obtienen a cambio no son similares a los de Burkina Faso (como nos sucede aquí).

Creo que lo más divertido de analizar a este gobierno no es que se lo puede correr por izquierda, sino también por derecha. Déficit fiscal, inflación, recesión, endeudamiento. Ciertamente les pagamos impuestos para que administren e incrementen este desaguisado, no para que lo solucionen. Sin haber sido nunca “K”, lamento sus desprolijidades, crispaciones y corrupciones varias, porque esto (espero equivocarme) va hacia un nuevo “más de lo mismo” y “que se vayan todos”.

El traje nuevo del emperador hecho jirones; el rey desnudo. Quien lo vote en 2017 no podrá aducir ni desconocimiento ni pudor.

*Sostiene la RAE en relación a una de las acepciones de la goyesca palabra esperpento: “concepción literaria creada por Ramón María del Valle-Inclán hacia 1920, en la que se deforma la realidad acentuando sus rasgos grotescos.”

Está disponible la Ficha de mi tesis en Historia con el correspondiente resumen y aquí la propia Tesis. Gracias #UBA #FiloDigital

También mi Tesis de Licenciatura en Bibliotecología. Gracias #UNMdP #Humadoc

Mi canal de Youtube Héctor Cincuentenario; mi cuenta de twitter @hectorotero Aquí con Felipe Pigna; mi blog sobre Series de Sci-Fi Ficción Científica ; mis libros en Amazon, incluyendo Aguada, el nacimiento de un guerrero; algunos intentos literarios en mi cuenta de Novelistik.

Desde mi adolescencia y el remoto siglo pasado, Mi vida como fan de Boy George y su Facebook actual #BoyGeorge. Y desde mucho más atrás, mi árbol genealógico. Desde la prehistoria de la www, mi primera webpage. Curiosidad: una apuesta con mi amigo AFAFdB acerca de la conquista de Marte.

Hector en las sierras